La firma electrónica: ¿qué es y qué ventajas aporta?

Según la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica, “A la firma electrónica reconocida, le otorga la ley, la equivalencia funcional con la firma manuscrita respecto a los datos consignados en forma electrónica”, es decir, que tiene la misma validez legal que una firma manuscrita en casi todas las legislaciones desarrolladas, aunque ante un tribunal puede ser declarada no válida, ya que no todos los métodos de firma ofrecen el mismo nivel de garantía.

Así, la firma electrónica es el equivalente electrónico a la firma manuscrita, de manera que mediante la misma una persona pone de manifiesto su voluntad en un aspecto determinado de forma contractual, iniciándose así las obligaciones pertinentes. Estaríamos hablando, por ejemplo, de cuando utilizamos un lápiz electrónico al pagar con tarjeta en una tienda (firma digitalizada), cuando marcamos una casilla en un ordenador, cuando utilizamos un usuario y contraseña para identificarnos…

firma electrónica ibañez almenaraDe esta manera, podemos ver que las firmas electrónicas engloban muchas formas de dar nuestro consentimiento para un contrato determinado, y que entre ellas encontramos las firmas digitalizadas, que son las que más acostumbrados estamos a utilizar, y que detallaremos a continuación.

Tipos de firmas digitalizadas

a) Firma digitalizada simple
Este tipo de firma consiste en copiar y pegar una firma manuscrita en un documento digital. Esto puede hacerse mediante cualquier programa de edición sencillo, por lo que, aunque se utiliza mucho, es la más fácil de falsificar, y por tanto nos aporta menos seguridad.

b) Firma digitalizada avanzada
Para realizar una firma digitalizada avanzada es necesaria una pantalla capacitativa, como puede ser una tablet, que permite captar los rasgos grafológicos con los que una persona realiza la firma, aunque este tipo de firmas aún no están reconocidas jurídicamente(por ejemplo, como prueba para un juicio) por falta de avances en técnicas que puedan garantizar con precisión la fiabilidad de la firma. Sin embargo, el resto de firmas electrónicas comentadas anteriormente sí que cuentan con reconocimiento jurídico.

¿Qué ventajas aporta una firma electrónica?

– No es necesario guardar ningún documento en papel, ya que podemos archivar los documentos electrónicos, y además resultará más sencillo encontrarlos en búsquedas posteriores.
– Se evitan desplazamientos innecesarios.
– Se puede firmar un documento por todas las partes involucradas, sin importar dónde se encuentren.
– Se ahorran costes en envíos, tinta, papel…

El legislador debe ser el eco de la razón, y el magistrado, el eco de la ley.– Pitágoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *